Uno de los iconos mexicanos ha sucumbidio al destino que todos estamos esperando. Un fulminante ataque cardíaco ha cobrado la vida de uno de los cantantes y compositores más importantes y representativos de nuestro país. Un personaje que no solo ha dejado una huella imborrable en el suelo mexicano, sino en muchas partes del mundo entero y creo que todos concordamos en lo mismo, Juanga murió pero sus canciones serán eternas.

juanga3

Entender la figura de Juan Gabriel va más allá de su relación con la música; es mirar un pasado triste y carente de comprensión rodeado de nostalgia y sueños, pero, qué gran artista no ha vivido así.

Por aquellos tiempos México se encontraba sumergido debajo de una cobija gruesa y pesada llamada tabú, pues si bien es cierto, hasta el mismo juanga no se atrevió a responder de manera directa si era o no homosexual. “-Lo que se ve no se pregunta”. dijo en ese entonces y muy acertadamente el divo en una entrevista.

juanga

Pero lo realmente rescatable fue su esfuerzo y su trabajo constante, y aunque nadie podía negar su homosexualidad tampoco nadie se atrevía a hacerle algún comentario homofóbico o humillarle por su preferencia sexual; Juan Gabriel se había encargado de forjar una corona dura y pesada que hasta el más machista le mostraba respeto al divo y terminaba coreando todas sus canciones.

A pesar de que siempre el oleaje de su vida y su carrera artística estuvo en su contra Alberto Aguilera nunca dejó de ser el mismo, de mostrar a puertas abiertas su esencia; “No te contonees de esa manera” le decían sus promotores y representantes y vaya que fue grande la sorpresa de que esos movimientos de cadera y esos giros descontrolados fueron los que marcaron un sello único en el intérprete y los mismos que hicieron que todos sus públicos quedarán cautivados en cada uno de sus conciertos.

Esto solamente nos deja una gran lección: que más allá de cualquier preferencia sexual lo que realmente vale es el espíritu libre, la inteligencia con la que puedes superar las adversidades por más sombrías que estas sean y que ser tu mismo hará que tus talentos se magnifiquen.

Nos queda a nosotros continuar la lucha que el señor Juan Gabriel ha dejado, el promover el respeto y el derecho igualitario de todos los mexicanos sin importar su raza, creencia, color de piel o preferencia sexual y así tener un México sin represiones ni tabúes.

juanga2

Adiós divo, adiós Juanga.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA